Fisiología de la lactancia materna

Share
La lactancia materna se suele explicar por diversos cambios hormonales que se dan durante el embarazo y durante la propia lactancia, los cuales contribuyen a la producción de la leche por la madre. Entender estos cambios nos ayuda a entender el por que de todos los fenómenos que se dan durante la lactancia.
Durante el embarazo:
Hacia la mitad del embarazo la mamá ya produce calostro y puede obtener algo de leche con la compresión del pezón. Esta producción suele ser muy baja, la prolactina (la hormona encargada de la producción de la leche) suele estar alta, pero niveles altos de progesterona (que se encuentra en la placenta) inhiben la producción de grandes cantidades de leche.
Al nacimiento:
Al nacimiento y con la salida de la placenta bajan los niveles de progesterona y los niveles ya altos de prolactina inician la producción de leche, lo cual se incrementa progresivamente en las 30-40Hrs posteriores al nacimiento. Es importante que en esta etapa el bebé pierde líquidos y sus requerimientos de leche son relativamente bajos, por lo que la cantidad producida aunque baja es suficiente y la fórmula no es necesaria aunque por rutina los hospitales administran fórmula durante este periodo. Es importante saber también que la mamá percibirá la congestión de los senos hasta 50-73Hrs posteriores al nacimiento, por lo que la angustia y la sensación de "no tener leche" es algo común. Todos estos fenómenos se dan bajo control hormonal y no dependen en nada del bebé o la mamá.
La gran mayoría de los bebés se mantienen relativamente dormidos y poco activos durante las primeras 72Hrs posteriores al nacimiento, además suelen perder mucho líquido y con ello del 10-20% de su peso corporal, en pocas palabras "les sobra líquido". Es de entender que por todo ello su alimentación suele ser relativamente escasa, en este momento la producción láctea es baja pero cubre sus requerimientos, en este momento el calostro es producido y aporta uno de los mayores beneficios al bebé. No es raro que las mamás se suelen preocupar porque el niño no come y se mantiene la mayor parte del tiempo dormido. Esto es normal y como vemos los requerimientos del niño suelen ser bajos en este momento. La cantidad de toma "normal" suele ser de solo aproximadamente 5-7 ml por toma. La cantidad suele aumentar durante los primeros 3 días hasta 22-30ml (aproximadamente 1 onza), hacia los 7 días de vida el niño toma 1 1/2 -2 onzas  por toma.
A partir de este momento la producción de leche suele depender de una regla de la oferta y la demanda, si el niño succiona se aumenta la producción, si el niño no succiona la producción disminuye. Esto nos explica un mecanismo natural. Es por ello de entender que si se ofrece fórmula al niño la producción de leche no aumentará, por lo que indicar fórmula "en lo que aumenta la leche de la mamá" es una indicación errónea y sin fundamento.
Como funciona:
La succión del niño estimula receptores en el seno, principalmente en la areola y el pezón, los estímulos de esta succión viajan al cerebro donde la información es procesada yposteriormente en el hipotálamo se induce la producción de 2 hormonas que son secretadas por la glandula pituitaria: estas 2 hormonas son la prolactina y la oxitocina.
Prolactina: Es la hormona encargada de la producción de la leche y es secretada por la hipófisis anterior
Oxitocina: Es la hormona  que produce la contracción del útero y estimula la salida de la leche, es por ello que las mamás pueden percibir cierto dolor o contracciones del útero con la lactancia (los famosos entuertos), lo cual estimula el regreso del útero a su tamaño original y es secretada por la hipófisis posterior.
Si el niño succiona la producción láctea aumentará (al igual que la producción de prolactina y oxitocina), la succión mecánica de la leche por la madre con un tiraleche suele producir un efecto similar aunque en menor cantidad, esto se debe a una menor estimulación de los receptores de la areola y del pezón .
Por otro lado si la leche no es consumida se acumula en el seno y ciertas proteínas contenidas en la leche y que constituyen el pétido inhibitorio de la lactancia dan una señal que evita la producción de más leche. Es de entender que si el seno no se vacía, esta proteína se acumulará, lo  que produce disminución de la producción de leche en el seno que no se vació.
Por todo lo anterior podemos saber que la succión del niño y el vaciamiento de la leche son los factores "esenciales" que inducen un aumento en la producción de leche.Es lógico pensar que si el niño come y vacía el pecho, pa producción de leche aumenta.
Un niño sano normalmente suele tardar de 5-10 minutos en vaciar un pecho, debemos tomar esto en cuenta para que el niño se alimente siempre de ambos pechos, lo cual aumentará la producción de leche, el tardarse mucho en un solo pecho hará que el pecho que se encuentra lleno produzca menor cantidad.
La mayor parte de las mamás notarán que quedan con algunos "kilitos" de más en el cuerpo, esta grasa acumulada tiene su explicación, ya que será consumida por la mamá para la producción de leche del niño.
Como ya vimos la producción de leche depende de la succión que realiza el bebé, por lo que la mamá deberá tener una dieta normal (no comer de más), incluso el ejercicio o una dieta ligera pueden ser llevadas durante el embarazo.
Ventajas fisiológicas de la lactancia:
De forma general el mantener la lactancia favorece que la mamá recupere su figura en pocos meses. Esto se debe a que se consumen aproximadamente 500 calorías al día durante la lactancia, se puede además llevar una dieta que se puede establecer a partir del segundo mes y la cual debe contener por lo menos 1800cal (de las cuales 800cal se destinan a la producción de leche).
Los productos o alimentos o productores de leche no existen y deben de ser evitados porque pueden favorecer el sobrepeso de la mamá. Los suplementos vitamínicos o de ciertos nutrientes son válidos para recuperar las reservas maternas de dichos nutrientes.
Los altos niveles de prolactina inhiben la ovulación y pueden ser un método de control natal, sin embargo estos beneficios pueden ser obtenidos bajo ciertas condiciones. El porcentaje de certeza es de 98% cuando el niño es menor de 6 meses de edad, si el niño es alimentado exclusivamente al seno materno (6-8 tomas al día), si no usa fórmula o chupones y si aún no toma alimento sólido o este no sustituye al seno materno este porcentaje es muy confiable, de cualquier forma si estas condiciones no se cumplen lo mejor es utilizar algún método anticonceptivo que asegure que no quedes embarazada.
La lactancia se puede prolongar por tiempo indefinido, ya que mientras el niño succione de forma regular se mantendrá la producción de hormonas y por lo tanto de leche, la mayor parte de las recomendaciones abogan por 1 año de lactancia con un periodo mínimo de 6 meses para obtener beneficios. Sin embargo en algunos casos o en algunas culturas el periodo de lactancia puede ser mayor de acuerdo al tiempo que la madre siga ofreciendo el seno materno a su hijo. En general la recomendación general es de no más de 2 años.

Comparte esto

Información adicional